Páginas

lunes, 10 de marzo de 2014

Un poema de Tracy K. Smith



El alma

La voz es clara. Pesa. Como piedras
Abandonadas en aguas tranquilas, o caídas
Una tras otra de un muro bajo.
Quiebra cuanto recuerda.
No deja señales, pero las conserva.
Y el silencio que la rodea es una puerta.
Perforada por la luz. Una prenda
Que marca los senos, la intimidad
Entre los muslos. El cuerpo es lo que nos empuja
Tensándose al avanzar, bailando al alejarse.
Pero es la voz lo que nos invade. Incluso
Sin decir nada. Incluso sin decir nada.
Una y otra vez ausente de sí.

Tracy K. Smith


Vida en Marte.
Premio Pulitzer de Poesía 2012.
Traducción de Luna Miguel.

Vaso Roto, 2013.