Páginas

lunes, 19 de marzo de 2012

Bastardos




EN un abrir y cerrar de ojos
incineramos el recuerdo.

Caminábamos descalzos sobre cenizas
aún vivas
mas acostumbrados al dolor,
preferimos acariciar la mano hiriente
de quien nos condena antes que besar
el rostro cálido nuestras madres.