Páginas

viernes, 13 de noviembre de 2009


Óleo/ lienzo (fragmentos)
Gómez Losada 12.11.09












El realismo ya no es cosa de la pintura, como tampoco es la abstracción. Eso pertenece a una época en la que los nuevos estilos anulaban a los anteriores, cuando la historia del arte era bipolar. Creo que ya hay que dejar de hacer cosas para el arte, intuyendo qué moda acaba, y cuál comienza; qué se ha hecho ya y qué queda por hacer, qué tecnología se lleva, o si el discurso se podrá contextualizar. Es hora de que nos contemos nuestras propias historias, nuestras verdades, nuestros anhelos; donde los poemas, las canciones o los cuadros sean señales en medio de la ciudad que nos indiquen por dónde se va hacia la utopía, y cómo dejar atrás la hostilidad, los disimulos, las demostraciones de suficiencia, y en general el miedo, miedo sobretodo a no ser aprobado, a no ser querido, o a que nos sustituyan por otros más capaces o simplemente más jóvenes. El arte es mucho más que un bipartidismo de técnicas, estilos o discursos; fracasado el dinero como sostén de la vida, y fracasado el cuerpo con los años, el arte aún puede dar a luz lo mejor del ser humano, convirtiendo cada nueva obra en un estado permanente de amor.

Miguel Gómez Losada

1 comentario:

Kerenski dijo...

Completamente de acuerdo. De ahí que no me cuedro por qué la gente siga pensando en Arte como la bellas artes de la Edad Media.