Páginas

martes, 12 de junio de 2007

Agujeros negros


Decididamente Kyoto no nos quiere, agujeros en la capa de ozono, en mi nariz, en el universo, en el sexo...
Hace tiempo que no escribo algo parecido a un poema (para mí, tiempo es un par de semanas), hoy recupero uno de ellos:



El vacío que una lata

deja salir cuando se abre

es similar

a la voz de los animales

que cuelgan de las ramas de los árboles

4 comentarios:

u dijo...

me encanta nacho
me gusta de verdad mucho

grande dijo...

grande

u dijo...

un dia de estos mirare todos tus blogs... y enlazaré más a la u ;)

buen dia, montoto

Gatokiller dijo...

La lata no puede disimular su sorpresa.