Páginas

jueves, 17 de julio de 2014

LA FRANJA


El dolor provocado por una quijada al clavarse
en el vientre de la madre es mayor si proviene
del feto que duerme mansamente en su regazo.

Sabes que una luna de hormigón enfría, en 
silencio, el hierro de los bancos de la plaza, y
que el sueño de los niños es una pesadilla de
palomas amortajadas.

Sabes que las criaturas de la noche avanzan
silenciosas: las fauces desolladas, hueco el
mentón.

Es tiempo de labios secos y ojos de humo.

1 comentario:

Carlos Regalado dijo...

Una poesía devastadora José Ignacio. Tus palabras riegan ahora Realidade Cero. Espero que te guste.

Es tiempo de labios secos

http://www.realidadecero.com/2014/08/es-tiempo-de-labios-secos.html

Saludos