Páginas

lunes, 18 de marzo de 2013

Un poema de Vanesa Pérez-Sauquillo

VIII


Por ti,
niño de hierba, niño loco,
hubo tartas de crema
tras los largos encierros.

Joven de pálidas orillas,
por ti la irradiación de las pantallas,
flores mecánicas abriéndose y girando
en las cunetas.

El bosque se abría en claros
para descanso de tus ojos,
carreteras temerarias.
A tu tacto los árboles vibraban.

Niño de hierba,
por ti las bravas amapolas.

Joven dulce de tallo,
tomaste entre tus brazos Farmington
como a un ordenadro enfermo
y, en la medida exacta del amo
y el deseo,
lo trastornaste.

Vanesa Pérez-Sauquillo

Clímax Road.
Ediciones RIALP S.A.
Accésit del premio Adonáis 2011.
Premio Ojo Crítico de Poesía 2012.