Páginas

miércoles, 18 de abril de 2012

Un poema de Arthur Rimbaud

EL MAL

Mientras que los escupitajos rojos de la metralla
silban todo el día por la infinitud del cielo azul,
y, escarlatas o verdes, cerca del rey que se mofa de ellos,
caen bajo el fuego batallones en masa:

mientras que una locura espantosa hace su molienda
y convierte a cien mil hombres en un rimero humeante
—¡Pobres muertos! ¡en verano, en la hierba, en tu alegría,
Naturaleza! ¡oh tú que hiciste santamente a estos hombres!—,

hay un Dios que se ríe en los manteles adamascados
de los altares, en el incienso, en los grandes cálices de oro,
y que se duerme, arrullado por hosannas,

pero que se despierta cuando madres llorosas y transidas
de angustia, tocadas con sus viejas cofias negras,
le entregan unos céntimos envueltos en un pañuelo.
ARTHUR RIMBAUD
(De ‘Obra poética completa’, Ed. DVD, Traducción de Eduardo Moga y Miguel Casado)