Páginas

martes, 20 de septiembre de 2011

Otoño

Es otoño, lo resume con asombrosa sencillez
la montaña de hojas que acuna el barrendero
en una esquina.

Un revuelo de faldas escocesas
que madruga en las piernas de las niñas.

El frío de la aurora acaricia nuestros cuerpos,
nos despereza
enredados en sábanas estampadas del nuevo catálogo de Ikea,
una suma de sucesos, abrimos los ojos.

Hoy los grillos aguardan en silencio
bajo los árboles,
afónicos tras meses de insomnio y horas ciegas.

Los pájaros vacilan entre ramas,
se acercan las primeras lluvias.

Es el tiempo en que el amor humedece los labios
para crecer como un hongo a los pies de nuestra cama.

Un bosquejo de nubes nos protege,
nos convierte por un instante en seres mitológicos.

Habitamos el jardín de los inocentes
sin temor a que otoño, el sátiro,
haga brotar la herrumbre
entre los dedos de nuestras raíces,
a tientas.