Páginas

lunes, 2 de noviembre de 2009

Transmisión

La herencia era, en otro tiempo,
un legado de recuerdos y dotes,
tras la muerte, la hora azul.

La herencia es, en este tiempo,
un infierno de tristeza y dinero,
en vida, una sombra de nosotros.

4 comentarios:

adolfo dijo...

precioso y desesperanzado pero certero poema besos adolfo

Eme dijo...

Yo creo que los legados siempre han sido eso, una mezcla de recuerdos, valores y dinero. Pero, como decía Balzac, nosotros vivimos de los muertos. Las herencias son eso.

Un saludo

Angus dijo...

Desesperado canto de verdad.

Annabel M. Z. dijo...

a eso se le llama idealizar el pasado, por ejemplo. no sé... ¿será que soy aún más pesimista?