Páginas

miércoles, 8 de octubre de 2008

URBANISMO


Tras tu espalda brotan ángulos muertos:
aglomeración de gélidos arcos
en mitad del desierto de los dioses.

Allí, contemplas todas las mentiras
que encierran en sus plegarias estériles
los que se agarran a este clavo ardiendo.

Entre los naranjos, crecen como uñas
tus delgados y fríos dedos
que arañan a todo aquel que se atreva
a profanar tu boca con sus labios.

Es más fácil poder tocar el cielo
que acariciar -hoy- tu cuerpo prohibido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

precioso nacho adolfo

Raúl Pérez dijo...

Buenas Nacho, no nos conocemos personalmente, pero compartimos pasión por las letras. me alegra saludarte y felicitarte por tu labor. Atentamente

Raúl Pérez

sergisonic dijo...

Bonito ejercicio arquitectónico, Nacho.

Parece increíble, pero hace poco escribí algo que iba a colgar hoy... ¡con el mismo título! :)

saludos sónicos!