Páginas

viernes, 1 de agosto de 2008

Fósil


Pisamos sobre antiguas pisadas,

tocamos los árboles que plantaron

nuestros antepasados.

No nos importa, sólo el hoy.

Las antenas transfiguran el paisaje,

nuestros ojos creen que el cielo es azul,

realmente lo creen.

Culpable: el sol.

Una pareja conversa en una terraza,

al mismo tiempo, millones de usuarios

abren sus ventanas en la red.

Decir amor es tan sencillo

como frugal es sentirlo.

Las ruedas de los coches

acarician el alquitrán.

Nuestras manos golpean teclas

a ritmo de latido.

Frío el corazón,

sólo nos quedan las caricias,

tan antiguas como las manos

de los hombres que plantaron

el primer árbol.

Dichosos aquellos

que dieron el primer beso.



Ilustración: Nacho Montoto

3 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BUENA NACHO!ADOLFO

Divina nena dijo...

Me gusta este fragmento, si, y mucho.

Por cierto todos en algún momento hemos sido dichosos de dar el primer beso, aunque los que le siguieron a éste fueron mejores;-D

KC dijo...

Muy, muy, muy bonito, Nacho.

Esperemos que por besos no sea ;)

Saludos.