Páginas

martes, 24 de junio de 2008

Paisaje 4

Por las noches frecuento algún suburbio,
siempre el mismo suburbio: pesadilla.

En los primeros días de verano
los cuerpos sudan más de lo normal
provocando la deshidratación
pogresiva de todos nuestros sueños.

En la calle suena el mismo motor
de todos los veranos, siempre el mismo.

El insomnio es un estado vital.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

bien escrito y mejor descrito el hastio del estio y su ambiente!!!

ps: verte es ver una luz....me alegro mucho verte!!abrazos adolfo

tournesols dijo...

el insomnio se derrite estos días

manolo g. dijo...

el mismo motor... bien nacho!

Kadar dijo...

:-)
Lo que a mí me va sobrando es el cafecito nocturno...
saludos

Caperucito Lorca dijo...

Qué asco de calor. Madrid es horrible. Menos mal que nos queda la poesía invernal...

la hechicera de la luna dijo...

Desde luego que mirado positivamente puede dar mucho juego ese insomnio si es para crear versos tan buenos como estos...saludos

sergisonic dijo...

en calor el insomnio aparece aun habiendo dormido. somos unos convencidos hombres de fe: tila helada, lesatín recetado, valeriana cum laude.